Búsqueda personalizada

domingo, 20 de junio de 2010

Arpegio

Aquellas manos acariciaban con destreza las cuerdas de la guitarra, sacando notas que se unen a una voz que me llena de alegrías y nostalgias, abriendo caminos a mi corazón, dándole ritmo a mis manos, para que mi lápiz se divierta brincon en un papel, donde dejo las tristezas del ayer, la dicha que siento hoy, tan solo por sentir como me mantiene vivo el aire que respiro y el inquieto potro que salta en mi pecho, y la esperanza de que mañana al abrir mis ojos, recordaré el arpegio, las manos y la voz y haré de un poema una canción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario