Búsqueda personalizada

domingo, 27 de junio de 2010

Gigoló

Como el saltamontes, brinca de cama en cama,
revolotea en los bosques de la femenina entrega,
saborea su savia, recibe el beneficio,
se retira satisfecho
y en el ego de su vigor juvenil ignora la pena
que los años le traerán a la vuelta de la esquina,
cuando ya gastado, se de cuenta, que aunque amó mucho, no conoció el sabor del verdadero amor en su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario