Búsqueda personalizada

sábado, 14 de agosto de 2010

La Señora

...Y ella con una pena en el alma, y en el corazón una profunda herida, veía pasar frente a su ventana como la ausencia de su amor le robaba los días, en algún momento ella también deseo partir, pero era tan fuerte la agitación en su pecho que no podía hacer otra cosa mas que retirarse de esa ventana, y a paso firme y con la frente alta, salio a lo conquista de lo que por derecho la vida le otorgaba, el amor de su familia y sus hijos que no se le negaba, y así poco a poco fue ganando los días que en el futuro le esperaban, allá adelante habrá alivio para el alma, y el corazón, ya cicatrizado latirá con calma.

1 comentario:

  1. Un mensaje esperanzador en esa historia de pasajes tan comunes con la pena de perder un gran amor.
    Lo mejor es siempre continuar, pero lo cierto es que hay que atravesar esos momentos.

    Me ha gustado mucho el mensaje

    Cordiales saludos Tito

    ResponderEliminar