Búsqueda personalizada

miércoles, 8 de septiembre de 2010

La Voluptuosa

Iba por la calle, cuando apareció esta hermosa hija de Eva, de piel canela, cuerpo hermoso y azabache cabellera, sus ojos eran grandes, extraordinarios, como perlas negras, venía hacia mí, y en su en su andar parecía elevada por las estrellas, sus pechos hermosas colinas que invitaban a la conquista de carnales deseos... me dejó sin aliento el fuego caribeño del contoneo de sus caderas, se me acercó y con don aire de Diosa preguntó - ¿te gusto?... - conteste vacilante - solo tu sonrisa - luego con voz insinuante a su retiro me dijo – mentiroso – todos me aman, desde entonces a ella mi alma a quedado atada.

1 comentario:

  1. Pero la morocha que se robò todos los amores! Humm! Y cuantas hay asì !Què suertudas!

    Me ha encantado el relato Tito
    Un cordial saludo desde Mendoza

    ResponderEliminar