Búsqueda personalizada

viernes, 10 de septiembre de 2010

A Mi Musa

Apareció con un destello
que iluminó el camino hacia mi corazón y mente,
parecía una mujer de atributos ardientes,
y a su paso un eco insistente que decía,
tócame...
escríbeme...
suéñame...
cantame...
prometo nunca irme...

Tócame y deléitate con mi cuerpo,
que te hipnoticen mis ojos, pechos y caderas,
recréate conmigo.

Descríbeme, menciona mis voluptuosos atributos,
disminuyelos, exageralos,
di que conmigo ries,
di que conmigo lloras,
di que conmigo amas y tambien odias.

Suéñame danzando sobre tu pluma,
extrayendo de tu pelvis el nectar
que me regala versos incandescentes.

Cántame una melodía eterna,
que hable de una promesa,
dime que nunca se agotara tus versos,
que jamás quedara falla una estrofa,
y prometeré quedarme a tu lado
para que tu obra no quede inconclusa...
eso soy yo, una musa.

1 comentario:

  1. Bella inspiraciòn Tito. Nuestras musas... siempre hay que rezar por su fidelidad.

    un bello poema en la voz de la protagonista

    Cordiales saludos desde Mendoza

    ResponderEliminar