Búsqueda personalizada

viernes, 5 de noviembre de 2010

¿La señora humilde? o ¿la humilde señora?

Hace ya un tiempo me paso una situación muy particular que de paso reflejó de forma muy clara que cuando la gente carece de humildad mental, es capaz de decir cualquier cosa sin pensar en lo absurdo que eso pueda llegar a ser.

La situación se dio en el trabajo, esa semana estábamos de inventario por lo que había muchas cajas con muchas cosas por todas partes, en un momento cualquiera se le pidió a la señora de la limpieza que por favor ayudara con la movilización de las cajas al depósito, su respuesta fue algo más que altanera y llena de don aire ¡Yo no voy a llevar ningunas cajas! ¡Por Dios! ¡Como se les ocurre pedirme eso, yo no estoy aquí para llevar cajas! Bueno la verdad en ese momento me contuve de dar una respuesta o de hacer algún comentario, por respeto al trabajo, es decir, yo pienso que un trabajo por humilde que sea, es digno y es importante, así que hacer un comentario en ese momento lo veía como denigrar de quienes hacen trabajos humildes.

He aquí lo absurdo de lo que puede decir una persona que carece de humildad mental, pues cuando esa persona dijo todo eso a causa de la colaboración que se le estaba pidiendo, yo pensé – esta señora tiene mucha razón, ella no está aquí para levantar y llevar cajas, ella está aquí, para barrer, limpiar pisos, baños y sacar los papeles llenos de caca de todos los que trabajamos en esta empresa -

1 comentario:

  1. Hum...y sí a veces la soberbia no distingue clases sociales.

    Un gusto leerte Tito.

    Cordiales saludos

    ResponderEliminar