Búsqueda personalizada

lunes, 8 de noviembre de 2010

Vendedores Inescrupulosos y Salvajes

Mañana 9 de noviembre se cumplirán cinco meses del penoso dolor de ver a mi padre dormirse en la muerte, era algo que ya la familia esperaba por su mala condición de salud a causa del cáncer de próstata, a mi me toco lidiar con una parte de los tramites en lo que tenía que ver con la cremación de su cuerpo, que fue una de las peticiones que él hizo antes de su muerte. Y quizás el hecho de que este pronto a cumplirse otro mes de su fallecimiento hace que vengan a mi memoria los hechos de ese día y una situación bien desagradable que pase con un vendedor de servicios funerarios.

Así que fui a la empresa Sercompreca que es donde tenemos contratados los servicios de cremación, a la salida me aborda una señora de nombre Celina Angulo que en apariencia era muy amable, me dijo que lamentaba mi perdida, que era supervisora (en realidad vendedora) y que iba a estar pendiente de que todo se realizara de forma correcta, acto seguido que llamaremos Primer Acto, empezó a venderme servicios funerarios deteniéndome a la salida de la empresa, sin respetar mi dolor, ni mi tiempo, en ese momento solo pensaba en llegar al sitio donde los restos de mi padre pasarían la noche para estar con los demás familiares y darnos apoyo mutuo.

Me dirijo a mi casa para cambiarme de ropa, cuando voy al encuentro con mis familiares comienza el Segundo Acto: “hola Señor Tito, le llamo para recordarle que estoy al tanto de su solicitud (pendiente de venderle) y para recordarle que mañana cuando este en el crematorio seguramente le van a caer encima muchos vendedores (curiosamente eso no pasó), pero usted me hace el favor y les dice, que ya hizo negocios conmigo – aja – conteste, ya con el ceño fruncido y pensando en la desconsideración de la señora Celina Angulo supervisora (Vendedora) de la empresa Sercompreca.

Con mucha pena y dolor recibimos las cenizas de mi padre, continuaban llegándome mensajes de texto y llamadas a mí celular dándome las condolencias, la familia paso un rato allí, y poco a poco, se fueron marchando todos, yo fui el ultimo en retirarme y cuando estaba por salir del crematorio comenzó el tercer y último acto de la señora Celina Angulo “Señor ¿Cómo salió todo? Pregunto, amablemente le respondí bien gracias por su interés, volvió ella, señor cuando le visito para que finiquitemos la adquisición de los servicios funerarios (para ella era un hecho), recuerde, estará comprando para obtener lo mejor en Latino América, ya que estamos construyendo el complejo funerario más grande de Latino América”, ahora sí, de forma muy poco cortes le respondí, que después de muerto que importa si a uno lo meten en una caja de cartón y lo echan a la basura (como decía padre) eso de la pompa hasta en ese momento de dolor es para la vanidad de los que quedan vivos, que procurando dar algo digno al ser querido a veces son víctimas de gente inescrupulosa como Ud. Que se valen del dolor ajeno para vender en un momento cuando la mente y los pensamientos de una persona no están es su sitio, pero hay excepciones.

Mi padre fue un gran hombre, no porque lo diga yo, sino por la demostracion de cariño que dieron las muchas personas que nos apoyaron ese dia y los siguientes y los más de diez que me abrazaron y me dijeron - el también fue un padre para mi - alguna vez me aconsejo sobre esto o aquello, y gracias a eso me ahorre tales y cuales dificultades, nosotros sus hijos le honramos en vida, y en su muerte le complacimos con los detalles de cómo quería que si dispusiera de su cuerpo, según nuestras creencias basadas en la biblia le volveremos a ver aquí mismo en la tierra convertida en un paraíso.

(Juan 5:28-29) No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz 29 y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.

1 comentario:

  1. Creeme Tito, que te acompaño como hermano en la fe, en tu dolor por la pérdida de tu padre, quien también fue mi hermano. Nunca olvidaré su chispa alegre que mantuvo casi hasta el final, además de su amor por Jehová y su organización. Puedes contar conmigo si necesitas un oido receptivo en tus momentos de soledad y frustración.

    ResponderEliminar