Búsqueda personalizada

lunes, 21 de marzo de 2011

Escuché por ahí...

Escuché por ahí...

De niños que dejan temprano sus sueños, de infancias convertidas
en trabajo duro
y sostén familiar. Que Canjean juegos por obligaciones, y sonrisas por monedas.


Escuché por ahí...


Y recordé a un niño muy especial, que desde que tenia seis años sus juegos comenzaban al madrugar. En un balde llevaba maíz al molino, y en cada grano había un sueño perdido.


Escuché por ahí...


Y sentí gran alegría de ser hijo de aquel, que aunque trabajando desde niño, me enseño sobre fantasías y lecciones de vida, perdió algunos de sus sueños, pero me ayudó construir los míos.

1 comentario:

  1. Hermosa composición y muy significativa. Un gusto leerte Tito.

    ResponderEliminar