Búsqueda personalizada

jueves, 8 de diciembre de 2011

La lluvia, romántica y fatal


Hace un tiempo disfrutaba mucho con la lluvia, el simple cielo nublado me transportaba a momentos de mi niñez, también a diferencia de muchas personas y similar a unos cuantos me gusta oír el retumbar de los truenos y ver el fugaz y cegador destello de los rayos a su paso por el cielo oscurecido, una tarde estando en mi trabajo y disfrutando de estas cosas, dije en voz alta - ojala que llueva bien duro - cerca de mi estaba la sra. encargada de la limpieza de la oficina y recuerdo que inmediatamente replicó - ay no señor tito, ojala que no llueva, tengo a mi mama sola en la casa y cada vez que llueve la casita se nos inunda y perdemos las poquitas cosas que tenemos - desde ese momento no me gusta mucho ver cuando se asoman temporales por ahí, antes de eso ni siquiera pensaba que cuando llueve hay gente que la pasa bastante mal, y aunque el simple deseo de que llueva, truene o relampaguee va evitar que se cumplan o no los ciclos hoy día prefiero no disfrutar tanto de estos espectaculos naturales y sentirme un poco solidario con aquellos que la pasan mal cuando el mal tiempo golpea con fuerza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario